Lucky calendar

Tengo sobre la repisa de mi escritorio un lucky bamboo. Uno de esos tubos de cristal con un bambú verde que, de acuerdo a donde lo apuntes, “carga” de energía a tu trabajo, dinero, familia, tu suerte o tu carrera.
Y no. No lo tengo por eso, la verdad. Osea, igual trato de que -por si las moscas, vio?- esté apuntando a algún lado, entre familia y carrera… pero no. Lo tengo sólo porque es re bonito.
La cosa es que lo único que tienes que hacer para mantenerlo vivo y fresco, es cambiarle el agua cada dos semanas. Y, en esta vida de sábados y domingos en blur, wow, qué manera de servirte de calendario vital. ¿Dos semanas ya? ¡¡Como vuela el tiempo!!
Claro que vuela. Nicolás ya tiene 10 meses (¿se acuerdan cuando escribí “¡¡voy a ser papá otra vez!!); en McCann ya llevo los mismos 10 meses, Boss ya volvió de su viaje de casi 5 meses en Europa y yo, aquí, mirando el lucky bamboo mientras me preparo para una de esas semanas cortadas que sí o sí te van a pasar la cuenta. O martes doble o viernes de locura. Típico.

Se fueron dos semanas más. Se nos fueron dos semanas más.
¿Hiciste algo digno de recordar? ¿Lo pasaste como querías pasarlo?…
Porque, claro, como dice Bebe, miras a tu perro y su vida minimalista de mover la cola y tomar agua y salir a pasear… y no te cabe otra cosa que preguntarte: pasaron dos semanas. ¿Valió la pena que hayan pasado dos semanas?…
Como para pensarlo.
Porque estamos donde estamos, haciendo lo que hacemos, y no tenemos ni puta idea de para donde estamos avanzando. Te crece el pelo, te crece la barba, te cambia la vida de a cuotas… Y tú sigues acá, en la tercera pelota desde el sol, cambiándole el agua al lucky bamboo y sin el manual de instrucciones.
Ni de la plantita ni de la vida.
Y como la plantita y como la vida, no sabes para qué la tienes. Ni para qué sirve.
Así que sólo te queda disfrutarla. Sacarle el máximo de provecho.
Es la ley básica. La instrucción primordial. Esta Life for Dummies que te tocó. A ti y a todos.
Regar cada dos semanas. Recordar cada dos semanas que, efectivamente, ha pasado el tiempo.
Y que cuando estés regándola otra vez, tiene que haber valido la pena.
Algo.
Mínimo, ¿no?…

Autor: @Ritalin

Uno de los primeros y más galardonados marketers integrados de Latinoamérica. Ha sido Director General Creativo, Digital Advisor y Vicepresidente en McCann Worldgroup. Con más de 20 años trabajando para marcas globales y locales como Nestlé, L´Oreal, Bimbo, Ripley, Chevrolet, P&G, Grey Goose, BCI, Entel, Mastercard y Coca-Cola.

12 pensamientos

  1. Carpe Diem non Credula Postero (aprovecha el dia y no confíes por nada en mañana) es un adagio en un viejo poema de Horacio el latino, en dead poets society lo comparan con otro verso de walt whitman, para abraham lincoln, que en verdad es gather the roses as you may, the old time its still flying, and the rose that its smilling today, tomorrow will be die, digamos, vayan virgenes y cojan las rosas mientras puedan, el tiempo pasa rápido, y la que hoy sonrie, mañana morirá. Me dejó pensando este post, y me encantó, Linkeado en mi humilde página, un gran saludo ritalín. Grande este tipo de post. Hacen bien, y el blog entero esta muy bueno.

  2. aer.. primero don rita me da el dato AHORA! del lindo bambucito ese.. mire que necesito canalizar cosas y mantenr algo que tenga una “relativa” dependencia mía..(o viceversa)agradezco estos días extraños: lluvias en octubre, que aún siga nublado..no sé, mi esperanza en que el verano tardará en llegar..y como me carga..en verdad..y eso me hace pensar que este año – pa variar- se fué hecho una bala..pero hoy, hoy si tomo conciencia de hacia donde apunta esa bala…

  3. A veces parece que más que pensar en si se hizo algo que valiera la pena en esas dos semanas se debiera pensar en si nos arrepentimos de algo que hayamos hecho, pero luego digo… bah!! si después igual nos arrepentimos de lo que no hicimos. Y se nos pasan dos semanas más pensando en lo que hicimos y no hicimos, y buscando trascendencias que al final parece que sí estaban en el cangrejo, no?xxx

  4. Hace tiempo no te leía, que bonito post.No sé si me lees aún y me da lata ser autoreferente, es más me carga, pero si te das una vueltita entenderás lo mucho que me llegó. un abrazo! y cuidese mucho.

  5. Definitivamente la vida debe valer la pena.Algo que despierta en mi un interes especial es el gran efecto que causan las “pequeñas” cosas en nuestra vida cotidiana, tal vez no medimos el impacto en el momento, pero a largo plazo fluye.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s