guataguík

La semana está terminando estupendamente. En el trabajo, es de esos dìas que tengo tantas campañas y pendientes que no sé por donde empezar… pero el día se me arregló con la llamada del marido de la viejujis chocadora del estacionamiento No.6, que se dignó a darme el Ok con el presupuesto del choque. No excuse me, no sorry. No nada.
Pero bueh, al menos mi moto va a quedar nueva otra vez. Quite an advance.

¿Qué más? Que los panes del Pizza Piola debieran estar prohibidos. Recién hechos, untados con aceite de oliva (di veritá!) y pesto o ajìes, se te mete un kilo en la boca y ni supiste. Así que creo que mi ombligo hizo “pop” en algún momento, entre el pan, la risa y la espera a nuestra invitada –lo pasamos bien igual; don`t worry-; los ñoquis 4 quesos, el pisco sour y la torta nera (nota mental: no hay como la tarta de zanahorias). Uf. A las 4, cuando volví a mi escritorio, me quedaba dormido solo.

A la vuelta, el taco se vuelve un videoclip.
Ok, no debiera andar con mi Nomad encendido escuchando música mientras ando en la moto… pero el viento en las orejas es tanto o más fuerte que Olivia Ruiz gritándome algo en francés en stereo.
Así que es como lo mismo.
Dean Martin, de hecho, la nota freak de mi compilado-ida-y-vuelta, hizo que anoche el taco me pareciera medio navideño -¿será porque las primeras canciones que le escuché eran villancicos?-; con las luces de los autos en perspectiva, todas rojas y prendidas como arbolito, faltó el Jojó y estábamos.
En fin. Fijo que la Romi me reta porque ando usando el mp3 en la moto… ¿pero y los autos?
Ya, en el auto usas cinturón y no eres tú tu propio parachoques. Got it.

“No, no es una casetera. Es un mp3 de 40 gigas, así que más respeto, ah?…”

Stop.
Y la llave en la puerta.
Y la Mopa que me mueve la cola.
Y full en la cocina haciendo los piscos sours…
Y se nos acaba el día entre risas -otra vez-, comida rica -once again-, pisco sours hechos por mi, con limón de pica y todo -quite an advance, otra vez-… y la sensación de que esta semana dormí re poco, pero lo pasé tan bien que no importa.
Total, es viernes.
Otra vez.

Autor: @Ritalin

Uno de los primeros y más galardonados marketers integrados de Latinoamérica. Ha sido Director General Creativo, Digital Advisor y Vicepresidente en McCann Worldgroup. Con más de 20 años trabajando para marcas globales y locales como Nestlé, L´Oreal, Bimbo, Ripley, Chevrolet, P&G, Grey Goose, BCI, Entel, Mastercard y Coca-Cola.

6 pensamientos

  1. oiga..su vida se me hace a un guen comercialy los digo desde la peorss envy del mundo. jo!dos cosas:•celente por lo de su moto. celente.vieja fea!• dean martin tiene un TEMON..teeemónn”everybody love somebody sometimes..”wow!nostalgia pura de mis domingos infantiles.escuchando los “recuerdos bonitos en aurora f.m”

  2. Me había olvidado que me encantaba leer tu blog.Tu vida de verdad se hace como la de un muy buen comercial.Excelente.Es que llegué a sentir ese pisco sour con limocito e´ pica. Y no puedo imaginar nada mejor que ir en moto escuchando a Olivia Ruiz.un abrazo.paloma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s