Don`t say "diet"

Cuando me casé, iba al gimnasio de lunes a sábado, 2 a 3 horas diarias.
Energúmeno del gym.
Así que con mi pega de toalla de papel (ultra-absorvente) y un hijo recién nacido, tuve que elegir: musculín o baby.
Y claro, opté por lo lógico: bajar mi gimnasio e intentar compatibilizar… pero poco a poco el fade out fue completo. Y 8 años más tarde, tengo casi 20 kilos de más.
Chán.
He bajado, subido, vuelto a bajar. He tomado sibutramina, ido a doctores y vuelto al gimnasio una que otra vez. En todos los casos, lo bueno es que bajo rápido. Por suerte el cuerpo tiene memoria.

Lo malo, el efecto trampolín.

Ahora me embalé denuevo. Y esta vez, no quiero llamarlo “dieta”. Sino sentido común.
O más simple, unir todo lo que me han dicho los nutricionistas, doctores y entrenadores… y tamizarlo en un formato que vaya de acuerdo a mi ritalínica vida.
Y he aquí lo que construí:

 

1. Deporte todos los días, a lo menos 45 minutos.
Y como no quiero pagar por las ganas, bajé un DVD de Tae-Bo que voy a seguir religiosamente todos los días. Como es DVD, lo prendo cuando quiero. Y si llego muy pero muy cansado, la regla de las 3 VECES POR SEMANA AL MENOS, se enciende.

2. La ley del plato
Esta me sirvió muy bien por mucho tiempo. Visualiza un plato normal. Esta es la porción:
– Un cuarto de carne (idealmente blanca, o roja magra)
– Un cuarto de carbohidratos (una taza de papas, legumbres, arroz ó choclo)
– La mitad en ensalada verde.

3. No sentir hambre
Andar cual ardilla escondiendo barras de cereal, cajitas de leche light y almendras. En los bolsillos de mi mochila, en mi chaqueta… Con tal de no pasar más de 4 horas sin comer. Como me dijo un nutricionista alguna vez, somos recolectores por naturaleza. Llevamos sólo unos miles de años asentados. Y el cuerpo de un recolector está diseñado para que, apenas sienta hambre, baje su metabolismo preparándose para la falta de alimentos, y aumente el aprovechamiento de lo que llegue. Osea, si tienes hambre, lo próximo que comes vale por mucho. “Más te vale comer un pedazo de torta, que saltarte una comida”. Toma.

4. Nada de azúcar después de las 20.00
Esto, porque mi gran problema es que como demasiado de noche. Y el heladito o el chocolatito viendo 30 Rock o Lost es un must… pero ya no. Fruta fresca picada con un yoghurt light, y el tiritón de la mano se acaba. Sort of speak.

5. Agua. Mucha mucha agua.
Haciendo ejercicio es fácil. Debes tomar a lo menos 3 litros de agua.
Ahora mismo, terminando mi Tae Bo, me tomé como 2. Así que tranqui nomais.

Eso!
Si lo siguen, les aseguro que funciona. Más aún si le suman la cuasi quinta ley: 14 días seguidos de cualquier cosa, se vuelve hábito.
Así que a ver si no me convierto en el padre Gatica.
Vamos que se puede!

Autor: @Ritalin

Uno de los primeros y más galardonados marketers integrados de Latinoamérica. Ha sido Director General Creativo, Digital Advisor y Vicepresidente en McCann Worldgroup. Con más de 20 años trabajando para marcas globales y locales como Nestlé, L´Oreal, Bimbo, Ripley, Chevrolet, P&G, Grey Goose, BCI, Entel, Mastercard y Coca-Cola.

Un pensamiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s