Lee en el auto. Mientras manejas.

No, no me pegué en la cabeza.
O quizás sí, pero eso no viene al caso.
Les quería compartir una práctica que realmente me ha cambiado el día; y de paso me ha quitado harto stress de la espalda, entre mi commute diario a la oficina: los maravillosos, subvalorados y tremendamente prácticos podcasts y audiolibros.

photo-1506974851181-9bf0a19d8d06.jpegFoto por Melissa Mjoen. Seca ella.

Podcast:

Siri es mi copiloto. Y si me conoces, sabes que de verdad la uso como mi asistente personal. Desde notas a recordatorios; y desde hace poco, para buscar y escuchar Podcasts. Que pueden ir desde esos programas que siempre me pierdo porque salgo tarde (los de la hora del taco, por ejemplo)… hasta algunos tan interesantes e imperdibles como los que tiene Ted Talks,  Google Partners, en los que cada semana entrevistan a un seco de la industria para que nos de “los 5 tips que le darían a su yo que inicia su carrera”. Tremendo.  O las Notas del Sábado, con los mejores reportajes de la revista del Sábado, narrados. ¿Mi placer culpable? El podcast de The Verge, en el que cuatro geeks -el editor de The Verge, algunos de sus columnistas e invitados varios- conversan sobre los nuevos lanzamientos, noticias en Silicon Valley y ñoñeces de ese estilo.

Audiobooks

El otro gran descubrimiento para mi transporte diario, me lo dieron los audiolibros. Y es que si algo echo de menos de andar en transporte publico (no porque no quiera, sino porque ahora vivo a 35 kms de Santiago), es que ya no puedo ir leyendo. O eso creía yo! El mainstream de los audiolibros se llama Audible, y es de Amazon. O sea, groseramente completo. Te suscribes 30 días gratis para probar y “Compras” libros que puedes ir escuchando. Lo bueno: el surtido y la calidad. El mes pasado escuché “Nord Mithology” de Neil Gaiman, ¡narrado por él mismo! wow. Lo malo? El formato: la suscripción (que vale como 15 lucas, nada de barato), te da un “saldo”, un monto que puedes canjear por un libor para leer en el mes. Si viajas harto como yo, dos semanas y se te acabó. Y como es una “compra”, a diferencia de Spotify o Netflix no puedes hacer zapping: compras uno y lo tienes. Punto.

Buscando alternativas -que by the way siempre pueden ser Torrent “Audiobook mp3”, encontré algo que está entre medio: iVoox. Una App que te lanza publicidad cada 45 minutos de lectura, pero que de vuelta te da una recopilación de podcasts y audiolibros espectacular. Con ella estoy ahora escuchando “American Gods” -Gaiman es mi otro copiloto-, y algunos podcasts de emprendimiento, tecnología, comunicaciones y management dignos de buscar. Algunos con resumenes de 30″ de libros que demorarías 4 horas en leer.

Asi que ya lo sabes: la proxima vez que estés metido hasta las narices en un taco, prende tu celular y empieza a leer. Mientras manejas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s