AirPods Pro: review a 1 semana.

Lo he comentado varias veces en mi blog: por años fui un fanático absoluto de Apple. Pero como suele pasar con las empresas creadas por un visionario, cuando este desaparece, el alma se va. Y con Apple, la partida de Jobs y luego la de su jefe de diseño el año pasado, eso mismo pasó: una manzana cada año más sosa; mientras Android y Google y Microsoft empiezan a dar pasos más y más firmes.

Por eso deje mi iPad y cambie al Samsung Tab S6. Y todavía no me arrepiento. Pero a la hora de cambiar mis AirPods (que obvio que a los 3 años estaban programados para dejar de funcionar bien), probé primero con unos Marley de madera espectaculares… pero no. No es solo cosa de sonido. Es cosa de comodidad. Y ahí los AirPods son los reyes. aunque no me apuraría tanto con los Pro.

Pero vayamos por partes: el primer y más notorio cambio de los AirPods Pro (y los comparo con los míos, que eran de primera generación), es que son un poquito más cortos y tienen una gomita en la punta, para la cancelación de ruido. Al probarlos, se sienten un tanto más incómodos. Los AirPods originales caben suavemente dentro de la oreja, pero estos nuevos van a presión con la gomita. Y eso es lo más difícil. Y es que probé los tres tamaños que vienen en la caja, e hice el demo de sonido de la aplicación, pero ninguno de los tres me quedó del todo cómodo. A los 10 minutos hasta son un tanto molestos. Y aunque presionando el bastón y pasando de modo transparente (cuando el micrófono externo hace que escuches el ambiente) a cancelación de ruido parece casi brujería, creo que el único momento donde realmente los preferiría a mis antiguos AirPods, es en un avión. En la normalidad de una charla por Zoom o viendo algo en mi tablet (que ojo que es android, y funciona perfecto; el único tema es tener un iPhone para programar que hace cada botón, al inicio); prefiero la comodidad de los antiguos. Más cómodos porque después de un rato ni me acuerdo que los tengo puestos, y más cómodos también porque sacarlos de la caja es mucho más simple. Lo leí varias veces pero ahora que lo probé en carne propia, me doy cuenta de que sacarlos de la caja es un cacho.

En segundo lugar (y esta es una discusión que tenido con varios Amigos, mal que mal es un gadget de 200 Lucas), el sonido está bien, pero tampoco es lo mejor que escucharás en tu vida. Podría decirse que son casi iguales que los AirPods antiguos, pero con la gomita el sonido lo escucharás más puro. Obvio. Hay varios videos de expertos hablando del Tema…

…y el resultado siempre es el mismo: No suenan increíble, pero el resto de specs hacen que se olvide un poco el asunto.

Al final del día, creo que me hubiera quedado con la segunda generación de AirPods normales. Pero el precio no es tan distinto, y esto se cargan inalámbricos como mi iPhone. Así que espero que la incomodidad de las gomitas sea algo pasajero y me acostumbre. Si es así, me parece un decente upgrade. La cancelación de sonido no es algo nuevo en la categoría, pero si se agradece en un gadget que está perfectamente conectado con tu Apple TV, tu Mac o incluso con tu tablet Samsung si sabes hacerlo. Es un buen upgrade. Decente. Solo decente. Solo apenas. Cómo nos ha estado acostumbrando la manzanita los últimos años.

Pagarías 200 Lucas por la comodidad de su forma, el bloqueo de sonido y la conexión perfecta con el ecosistema Apple? En pandemia, con zooms todo el día, un mes de bencina y tag me parecieron razonables. Normalmente? No sé. De verdad que no sé.

Autor: @Ritalin

Uno de los primeros y más galardonados marketers integrados de Latinoamérica. Ha sido Director General Creativo, Digital Advisor y Vicepresidente en McCann Worldgroup. Con más de 20 años trabajando para marcas globales y locales como Nestlé, L´Oreal, Bimbo, Ripley, Chevrolet, P&G, Grey Goose, BCI, Entel, Mastercard y Coca-Cola, hoy, es el Fundador de la consultora RITALIN FULL STACK MARKETING; y el CEO de Human Connections Media Chile. Además del creador del “Ritacast” uno de los podcasts de marketing más escuchados en chile, bloggero, charlista y profesor de postgrados en la Universidad de Los Andes y la Pontificia Universidad Católica de Chile. Comprenderán entonces que le digan... “Ritalin”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s