Maridaje acústico

Me topé con esta maravilla de Playlist en Apple Music que les comparto.

Y que creo que marida perfecto con un buen y relajado dasayuno de domingo:

La recomendación? Unos huevos pochados sobre unas tostadas integrales con palta, un buen café cortado y jugo de naranja…

Y esta recopilación que, como la mañana, parte suave y sigue cada vez más intensa y disfutada.

Lo mejor de Quemasucabeza

Enjoy.

¿Qué hace a una marca una Lovemark?

Los publicistas entendemos que las marcas se crean. Pero aún así, es difícil ver a un publicista sin sus Converse, sin su Mac y sin un Starbucks en su escritorio. ¿Por qué?…

No. No voy a molestarlos con el video de Simon Sinek y su Start with Why (aunque si no lo conoces, shame on you: link). Pero, al menos en mi caso personal, el tema marcario va de la mano de realmente tener marcas relevantes en tu vida. Marcas que te representen.

Y no. No hablo sólo de ropa o de pelo. Aunque claramente yo no tengo (pelo).

Hablo de pertenencia.

No es raro entonces que la mayoría de las marcas que los Millennials dicen “amar” sean tecnología. Uber, Apple, Netflix, AirBNB y claro, Google. Amor que va de la mano con el éxito en la bolsa, dicho sea de paso. Y que, lamentablemente, en paises-pueblo (ciudades chicas, donde todos se conocen, como Santiago) suele ir unido de “Esta marca demuestra que soy exitoso”.

Pero siempre hay un poco de eso, con las marcas. No por nada Armani creó Armani Exchange. Una marca diseñada para los futbolistas. Para los mostrones. Con el logo gigante en todo lo que hacen. Marca snob para el show-off. O Starbucks Reserve (que no tiene nada de Reserve, entras y ya está); o las fiestas con “zona VIP”, en la que la única celebridad que te hace entrar es la cara del billete que presentas por poder acceder.

Hablemos entonces de las “verdaderas” marcas relevantes en la vida de la gente. Claramente la tecnología gana por lejos, ultimanente, porque tu iPhone es el device que más miras, tocas y usas en tu vida; Netflix -para casi todos- el “Canal” que más ves. ¿Qué pasa entonces con las marcas que no son necesariamente una experiencia?….

Aaaaah. Ese es el punto. Una marca de la era digital no puede “no” ser una experiencia.

Yo por años me vestía solo con poleras Lacoste. ¿Por qué? Porque descubrí que las poleras Lacoste, si bien eran mucho más caras que una H&M o la marca que fuese, iba a durarme mil veces más. Y, gordito como estaba, claramente habia un tema con el calce no menor. Cuento corto, llegué a tener el arcoíris completo de Lacoste.

En parte por la calidad, pero también en parte porque rayé con la filosofía de René Lacoste, el creador de la marca. El “Cocodrilo” Lacoste, al que no se le iba ninguna pelota en el Tenis. El creador de la maquina lanza pelotas y la raqueta de aluminio. Y, claro, el creador de la polera Piqué, cuando se le ocurrió usarla afuera (oooh!), en manga corta (oooh!) y con puntitos en la tela para que respirara mejor (ooooh!)

Seco.

images.jpeg

Por eso la gente tiene un sticker Apple en su auto. Por eso los que rayamos con Nespresso le sacamos fotos a nuestra máquina y a nuestros vasitos de colección. Porque son experiencias (¿Han ido a comprar una cajita de 5 lucas al Nespresso Store? Mi hijo una vez me acompañó y me preguntó al salir ¿¡¡Qué compraste?!!” Si no hubieras visto la bolerta de $5,000 por la cajita de cápsulas, jurarías que compré un reloj de oro.

Unknown.jpeg

 

Nespresso, para los fanásticos como yo, es el Lego o las Barbies versión barista. Cápsulas de colores brillantes (llamadas “Joyas”), una atención a lo Hotel 5 estrellas y colecciones de cucharitas, vasos ¡y hasta máquinas! empotradas en luces de museo, dentro de tienditas que siempre se codean con marcas de lujo. 

 

Somos seres pensantes, pero por sobre todo somos seres sociales. Seres emocionales. Todos los que tienen un DeLorean (el “peor auto del mundo”) lo adoran. Los que escriben con su Montblanc no sólo lo hacen por su calidad. Tu firma se siente más estilosa (“It`s all in your head”, dice Gorillaz). Y quienes andamos en citycars nos sentimos más inteligentes y responsables. Más cuando echamos bencina.

Jobs la tenia clarísima cuando creó el ecosistema cerrado de Apple. Si eres geek, seguro que tienes un Android porque puedes editar sus configuraciones. Pero Apple tiene algo que Android no tiene: la experiencia. Perfecta. Sólida. Cerrada. Por algo, el nuevo iPhone X vale la friolera de USD$1,000. Toma.

So… ¿Cómo haces a tu marca una LoveMark? entendiendo la tecla emocional que puedes apretar con tu producto. Con tu visión. Con tu filosofía. Con tu esencia.

“Esta no es una pipa”, escribió Magritte.

Pues bien, “Tu producto, no es un producto”

Es una marca.

Que si diseñas, moldeas (¡y socializas!), conectando los engranajes de lo que dices ser, lo que quieres ser y lo que la gente cree que eres… se volverá, con mucho cuidado y dedicación, una lovemark. Una marca amada y relevante en la vida de las personas.

“Mamá, estoy aburrido!”

ritalin leon estoy aburrido

Creo que buena parte de las razones de por qué hoy mi tarjeta dice “Creativo”, es esa frase. Aburrido. Eternamente. Crecí en los 80s. Sin cable. Sin piscina. Pero con amigos de barrio y mucho, mucho tiempo libre.

Estar aburrido me hizo leerme la “Enciclopedia Barsa” de mi abuela completa. Data inútil de una edición de fines de los 60s con “Alberto Einstein” y “Adolfo Hitler” entre sus páginas. Estar aburrido me hizo empezar a calcar mis comics (¿se acuerdan del papel calco y las hojas autocopiantes de máquina de escribir Kores?!”)… y más tarde comenzar a dibujar comics. Estar aburrido me hizo pescar libros que, a los 10 años, jamás habría pescado: desde Cortazar hasta Asimov. ¡¡ASIMOV!! Y de ahi mi fanatismo por la ciencia ficción, que dio paso al fanatismo a la tecnología… y voilá.

Estar aburrido me hizo inventar historias con mis amigos;  y con ese público tan exigente -con historias en vivo, entre el almuerzo y la hora del té-, entender cómo se forman las historias entrenidas. Inventar comunicadores interplanetarios de tapitas de bebida; y disfraces de “Guru-Guru” hechos con los cartones, scotch y el papel de envolver de la pastelería de mi abuela (creo que hay alguna foto por ahí; no la publiquen por favor).

En definitiva, estar aburrido me hizo desaburrirme pintando. Dibujando. Escribiendo. Leyendo. Desarmando motores de juguetes y armando disfraces de cartón. Estar aburrido, me hizo finalmente publicista. Comunicador. Creativo.

Por eso miro esta época con terror. Porque ya tengo 40 y paso igual de pegado al celular, al iPad o a mi Mac que cualquiera de ustedes… pero nací en los 80s y mi cerebro aprendió a aburrirse y desaburrirse. A tomar un lápiz (o Apple Pencil) y dibujar en una hoja (o en mi iPad) y garabatear batmanes y supermanes y pelotudeces varias. A inventar cosas para entretener mi cabeza. A diferencia de los niños de hoy. De los practicantes de hoy. De los adolescentes de hoy. Que si están aburridos no van a desaburrirse inventando algo o conversando con alguien improbable. Simplemente van a sacar su celular y desaburrirse a punta de swipes y likes y whatsapeos.

Y no me tomen a mal: La tecnología es una maravilla. Si naciste en mi época, y creciste con la tecnología -pero no naciste con ella-, la tecnología es algo realmente mágico. Y me fascina. Porque le puso alas a nuestra ochentera cabeza…

Pero tengo miedo.

Miedo por las generaciones más chicas. Las que nacieron con la tecnología. Las que no están teniendo tiempo de aburrirse y tomar un lápiz y hacerse genios del dibujo. O de la guitarra. O de las letras. Gente que no va a desaburrirse aprendiendo un idioma de puro ocioso; sino que simplemente va a meterse la mano al bolsillo y sacar su celular. Gente que no se aburra nunca. Gente que deje de crear; de puro aburrido.

Management 101

management ritalinleon

Esta mañana pensaba: si tuviera que hacer un corte antes/después en mi carrera; donde realmente creo que maduré como profesional y como lider, fue con el curso de Management estratégico que hice gracias a McCann Worldgroup. No sólo por la tremenda experiencia (2 semanas en Praga, compartiendo con profesores realmente atómicos, y con gente de países tan disímiles como Egipto y Sudán), sino por las enseñanzas. Alguna vez se las comenté en este blog; pero, en época de crisis, son más que clave recordar. Y compartir:

  1. Primero las personas. En esta época, lamentablemente las conversaciones en los Staff suelen ir por las lucas. Pero es un tremendo error: las lucas llegan cuando tienes a la gente feliz. Si no eres capaz de invertir en tu talento, y hacer un scouting exhaustivo para tener a la mejor persona posible en el cargo, todo es costa abajo. El producto es lo principal? Sí y no. Las personas son lo principal, para que el producto lo sea. Sin la gente correcta, no vas a tener el producto correcto. Y sin el producto correcto, no llega la plata. Así que, al revés, no funciona.
  2. Talento. El punto anterior, lleva a esta máxima: Preocúpate siempre de contratar gente mejor que tú. Gente que te permita irte el viernes tranquilo a tu casa. Gente talentosa, con hambre y ambición, en el buen sentido.
  3. Propósito. Con el primer punto cubierto, puedes preocuparte de lo que realmente debes hacer: liderar. No se jefe. Ser lider. Entender los dolores y problemas de tu gente, y solucionarlos. Como dice el gran Simon Sinek en su libro homónimo, “los líderes comen al final”. Primero está tu gente, luego tú. Y precuparte de ellos no es sólo preocuparse de que estén bien pagados -a veces lamentablemente eso no depende de ti, sino de tu cliente y los fees, las negociaciones anteriores y la situación pais-, sino de darles un propósito. La mayoría de las veces la gente no se va por más plata, sino por un mejor propósito. Eso es lo que nos mueve.
  4. Cultura.  El cuarto punto también está hilvanado con el anterior: más importante que el talento (y mira lo que te estoy diciendo), es que tu equipo esté culturalmente alineado con la cultura que le quieres dar a tu equipo. O sea: no quiere decir que debes traer gente sin talento y con tu misma mirada. Me refiero a que, entre alguien con un 10 en Talento y un 9 en “cultural-fit”; y otro al revés, quédate con alguien quizás no genial, pero que reme para el mismo lado que tú.
  5. Comunica, comunica y comunica. Más vale sobre-comunicar, que no hacerlo. El equipo debe entender tus decisiones. Tu mirada. Saber que estás detrás de ellos y no sobre ellos. Para dónde va la empresa; qué quieres conseguir; ¡propósito! Comunica cada decisión (en la medida de lo posible) que tomes. Los discursos no son solo para celebrar un ascenso o un pitch ganado. Y si vas a llamarle la atención a alguien, al citarlo para reunión, coméntale la razón (“Juntémonos a las 15,00 para hablar de tus retrasos / Veamonos en mi oficina a las 9 mañana para conversar sobre cómo llevaste la reunión”). Eso le da a la otra persona tiempo para pensar y meditar en lo que vas a discutir. Luego, es simplemente sentarse y que él comience a hablar. Funciona como reloj.
  6. Sentido común? Mmm. Contrario a lo que se cree, los mejores días para echar a alguien son los lunes y los mejores días para ascender, los viernes. Lunes, porque la persona tiene toda la semana para estar ocupada con sus redes de contacto (si se va un viernes, pasará todo el fin de semana angustiado). Por el contrario, los ascensos deben hacerse los viernes. Para que la persona piense todo el finde como será su semana. Su discurso de lunes. Su nueva etapa.

#Eso! Me parece importante crear una cultura férrea, con gente empoderada y feliz. Es la unica forma de realmente disfrutar tu trabajo, y realmente trinfar en él.

Ojalá les sirva!

#AtomicBlonde. Wow.

Desde Monster que Charlize Theron se sacudió ese cuerpazo que tiene, y quedó desnuda en el pedestal de, valga la redundancia, Monstruo de actriz. En Mad Max es impresionante;  en Prometheus y en Devil`s Advocate? wow. Así que obviamente esperaba hace rato poder ver Atomic Blonde. Sobre todo por los comentarios de calle que escuché en el SXSW de este año, donde fue una de los screenings más alabados.

AtomicBlonde-1

Sin entrar a spoilearlos, la película tiene a Charlize como Lorraine Broughton, agente del MI6; una James Bond igual de estilosa pero bastante más ruda -y, ciertamente más realista; las escenas de peleas, todas contra hombres, son una maravilla-… en una misión en Berlín, en los días exactos en que cae el muro. Mezclando himnos ochenteros (algunos en versión alemana), el abrigo rojo furioso recortado cual comic sobre los muros oscuros,  ese pelo casi blanco cayendo en sus brazos perfectos y persecusiones en autos vintage por una alemania efervescente al rededor, Atomic Blonde (Atómica, en español. Gracias por no ponerle “El muro del peligro” o algo peor) es efectivamente un cómic en vivo. Basado en la novela gráfica “The Coldest City” del 2012, sólo te advierto que al guión tienes que ponerle mucha muatención. Con una fantástica narrativa de racontos (todo comienza con el “debrief” de la agente, tras la misión), no se me ocurre ninguna razón para no esperar verla con más de un oscar.  Por vestuario, dirección de arte, música y, claro, si es que hubiera esa categoría -esperemos que la Academia entre en razón- Oro a Charlize Theron por ser Charlize Theron.

iDont Know…

Me pasa cada vez más seguido.

La primera vez que usé un mac, fue en clases de diseño en la U. Y lo odié. Totalmente distinto a lo que estaba acostumbrado, dl mouse con un botón menos… guak. Luego, mi primer computador de practicante, fue un Classic (no soy tan viejo, era el tarro de practicante, en 1999)…

..y con él, poco a poco me empezó a gustar la interfaz simple de la manzanita.

El wow vino en octubre del 2007, con el iPhone (recuerdo la emoción pendeja cuando Leo Prieto lo llevo a mi oficina y me dejo usarlo un rato. Poco me falto para babearlo). Y mi primer Macbook Pro. Como venido del futuro. Desde ahi, los Mac, iPads, iPhones, Apple TVs han sido mi fascinación, ciertamente potenciado por el carisma de Steve Jobs (asi como seguramente buena parte de mi fanatismo por Lacoste se debe a René Lacoste, otro genio de esos)…

Peeeeero, últimamente viendo diseños tan atractivos como el HP Spectre…

(Wow, cierto?)

…ademas de aciertos tan espectaculares como el Pixel Phone y golpes tan feos al bolsillo como el iPhone X, $1,000 (espera facil 1 millón en Chile)… me pregunto cuánto del campo de distorsión de Steve Jobs nos quedó en estos 6 años.

Porque hoy se cumplen 6 años de la muerte del tirano-genio. Y 10 del lanzamiento del producto mas revolucionario de nuestra generación…. pero ayer mismo vimos como Google se lanzó contra esa imagen con un vitalidad que ya no le veo a la Manzana.

Y me pregunto si sería tan terrible cambiar de Macbook Pro al nuevo y espectacular PixelBook. O pedirle a Google Home que me apague las luces o active la Roomba, con el Home Mini de apenas $49.

Mira aquí un resumen del evento.

La pregunta se resume finalmente al ecosistema. Como creativo publicitario, tengo la “obligacion” de usar Mac. Y el Keynote no me lo borro ni loco; es lejos la aplicacion que más uso. Y los Airpods, el Apple Tv de la oficina…

Uf. No. No es facil.

Apple la supo hacer. Nos acostumbro a un ecosistema cerrado, perfecto en UX (excepto los comandos de Siri en español en Apple TV, qué caida fea) y dificil de dejar. Más cuando recuerdas que el increible Pixel Phone 2 que parece stormtrooper usa Android. O que el HP tiene windows.

Pero cuanto queda hasta ver un Powerpoint mejor que Keynote? O unos audifonos mejores que los Airpods?…

O algo significativamente cercano, precios más accesibles? Solo nos queda recordar del legado de Steve a 6 años de su muertte y esperar algun tipo de reencarnacion inspiradora.

Hello I`m a Mac

Un jueves cualquiera, me despierta mi iPhone 6s a las 6.45 am. Mientras me afeito y me ducho me acompaña Apple Music -que me gusta más que Spotify porque las canciones se las pides a Siri-, conectado al Beats Pill. Luego, entro a mi auto y se conecta automáticamente al bluetooth de mi Citycar mientras Siri en mi AppleWatch me recomienda abrir Waze, al tiempo que activa “no molestar”. Desde ese momento, reconociendo el movimiento del auto, si me escribes recibirás una notificación automática: “En este momento estoy manejando. Si es urgente, escribe “urgente” seguido del mensaje y lo leeré”. Le digo a mi muñeca que ponga Beats 1 (la emisora de Apple en Apple Music), mientras hojeo mi agenda de la mañana entre taco y taco. Al llegar a la agencia, conecto mi Macbook Pro a la fuente de poder, abro Keynote y lo conecto inalámbricamente al Apple TV de mi oficina.

En algun momento de la mañana, la App de Roomba (la aspiradora robótica en casa) me avisa que terminó la rutina del día, y que si quiero veo el mapa de limpieza en mi iPhone. Lo ignoro. A las 12,45, Notificaciones me recuerda “Gym!” (al mirar mi Apple Watch, la actualización de WatchOS 4 que salió ayer me muestra contenido contextual via Siri: App de deportes y Apple Music) y me encamino hacia el gimnasio con mis Airpods conectados a mi lista favorita. Durante 1 hora el Apple Watch me mantiene al tanto de mis calorías quemadas y mis pulsaciones, previo registro de si estoy corriendo (en cuyo caso sigo con los Airpods en mis oídos) o haciendo Aerobox (modalidad “Cardio mixto” en el Apple Watch). Al llegar de vuelta al camarín, una vibración leve me dice que “cerré el círculo” diario de Deporte (son tres: Deporte, Estar de Pie y Moverse).

De 14,00 a 14,30 veo algo rápido en Netflix con mi mac (usando los airpods, claro) mientras almuerzo; y durante el resto del día trabajo con Notas -que descubri hace un tiempo, es más práctico que Word-, Keynote e iMovie. De vez en cuando, si no me he levantado de mi asiento, el Apple Watch me recuerda que de una vuelta por la oficina.

Al salir de la oficina, pongo mi playlist favorita o pido simplemente “escuchar musica nueva”, que automáticamente está curada de acuerdo a mis gustos. De vuelta a mi casa,  y luego de haber comido algo y  estar con los niños y la waif, la Isabel me pide ver Peppa Pig en Netflix (via la App Remote del Apple Watch enciendo el Apple TV de mi pieza), mientras yo me echufo los Airpods y leo las News de Apple en mi iPad Air 2, o veo algo también en Netflix en iPad… y le doy buenas noches a Siri, lo que hace que las luces -Philips Hue- de afuera bajen al 30%, se ponga en modo avión y active mis alarmas de la semana.

IMG_8551.jpg

A Apple se le pueden criticar muchas cosas. Porfiados. Elitistas. Careros. Pero lo que sí saben hacer perfectamente, es ponerse en los zapatos del usuario y hacer productos que casi parecen mágicos. En ese momento, el item precio se vuelve un tanto relativo. Desde el iPhone hasta los Airpods, la experiencia de uso del día es simplemente “seamless”. Y eso, además del diseño zen y minimalista, es lo que busca un usuario Mac.

Así que sí. Hola, soy Mac.

One more thing: #iPhoneX

Justo  cuando todos (yo) estábamos a punto de decir “¿Y eso nomás? (*) “… Tim Cook se manda el clásico y Jobsiano “One More Thing”… y aparece el iPhone X (léase “iPhone Diez”)

Uh…nos saltamos el 9 entonces.

Captura de pantalla 2017-09-12 a la(s) 15.39.39.png

Captura de pantalla 2017-09-12 a la(s) 15.20.31.pngCaptura de pantalla 2017-09-12 a la(s) 15.19.25.pngCaptura de pantalla 2017-09-12 a la(s) 15.20.05.pngCaptura de pantalla 2017-09-12 a la(s) 15.21.04.png

“Super Retina Display” y Desbloqueo biométrico a través de la retina (Face Id), que funciona incluso sin luz, a través de Redes neuronales y Machine Learning. Un procesador con más de 600 mil millones de operaciones por segundo para reconocimiento facial, para reconocerte con bigotes, peluca o anteojos. Wow. Ahora hasta los pagos serán asegurados con solo una mirada a tu celular, en Apple Pay.

Captura de pantalla 2017-09-12 a la(s) 15.32.07.png

 

Esto permite además algo muy divertido llamado “Animojis”: una máscara digital que hace que puedas compartir un “emoji vivo” en iMessage.

 

La pantalla, tal como se previó todo este mes (gracias, spoilers), es de lado a lado, con apenas un pequeño espacio arriba del teléfono donde va la cámara. Captura de pantalla 2017-09-12 a la(s) 15.34.28.png

¿El temazo? Así como Samsung con su nuevo Note 8, el iPhone X pasa la barrera de los $1,000 dólares (¡¿Un millon de pesos en Chile?!)… Un tremendo salto para los smartphones, y los bolsillos de todos. Ahora, seguramente tu smartphone será la pieza tecnológica más cara en tu mochila.

___

(*: Ok, fue emocionante el inicio con la voz de Steve Jobs, es el primer lanzamiento en el nuevo Steve Jobs Theater. Y el AppleWatch 3 con conexión celular inalámbrica y Apple Music está bien. Pero el iPhone 8, además de cargar con contacto y una mejor cámara y velocidad es como lo mismo de siempre). 

 

#GOT: Una teoría.

-SPOILER ALERT-

Si todavía no estás viendo “a la par” la serie de Game of Thrones, no sigas leyendo. Y si no ves Game of Thrones, claramente no estás leyendo esto.

Las teorías de la semana giran en torno a Bran: ¿Es el “Rey de la Noche”? Hay un montón de gente hablando al respecto… pero tengo una uber-teoría sobre Bran que, creo yo, deja claro el punto.

bran night ing game of thrones ritalin

  1. Uno de los “Niños del Bosque” le comenta a Bran, luego de haber visto que fueron ellos los creadores del Night King, que necesitaban protegerse. “¿De quien?” pregunta Bran. “De ti”. Con esto, queda claro que él no es el Rey de la Noche. Aunque si la razón de su creación.
  2. Bran ahora sabe todo, pasado y presente. Y nos quedó claro en la escena donde se topa con su padre de joven (cuando le grita y el se da vuelta), que Bran sí tiene la capacidad de interactuar con donde se encuentre. Osea, puede ir al pasado y cambiarlo (¡Hodor, Hodor!). ¿No les parece demasiada coincidencia que el Muro y buena parte de las construcciones más relevantes de Westeros hayan sido hechas hace milenios por “Bran el Constructor”? Mi teoría: Bran el constructor es nuestro Bran. Que comenzó a organizar todo contra los White Walkers… pero que, a su vez, con esas mismas acciones los creó. Karma.
  3. Así como sin querer dejó tatuada en la mente del pobre “Hodor” su grito “Detén la puerta! (Hold the door > Hodor!), me parece lógica la teoria de que el “Rey Loco”, haya sufrido la misma suerte. A ver: el rey enloqueció porque empezó a escuchar voces. Voces que le decían que “los quemara a todos” ¿A los White Walkers? Otro “Hold the door” de Bran? Me parece.

En fin. Esta es una teoría, queda mucho por ver… ¿Pero qué opinas tú? Dale, comentar es gratis.

Apple TV debió ser… una TV Apple.

¿No les parece que Apple se farreó una tremenda oportunidad? Recuerdo que hace varios años Steve Jobs predijo que “El futuro de la television son las Apps” (de hecho fue algo que le dijo a Tim Cook poco antes de morir). Si eso es cierto, y tambien creo que lo es, qué pasó que Apple no se pegó el salto a las Smart TVs? Me parece raro, mirando hacia atrás, que Apple se haya quedado en un aparato que se conecta a la tele, mientras toda la gente esté optando por Smart TVs. Que vienen con casi todo lo que ofrece la Apple TV, excepto el mirroring. Peor: productos como el ChromeCast o incluso el baratisimo Roku ($35) hacen que uno se pregunte si vale la pena no darse la lata de conectar el HDMI al mac, versus los casi $150 del aparato de la manzana.

Me queda corto el Apple TV. Tengo en la oficina el ultimo, y me parece que el control de voz no es bueno. Ni hablar de Siri fuera de Estados Unidos. Y es que, incluso si viene, como todo parece suponer, con 4K, no me parece que los Smart TVs se vayan luego. Se lo farreó Apple. Con la evolucion de las asistentes virtuales y la IA, a estas alturas, ya debería estar diciendole a mi TV Apple, no a mi Apple TV “Oye Siri, pon Game of Thrones en HBO”, “Apágate a las 12” o hasta “Despiértame con CNN a las 6.30”.