ByD F0. The testdrive.

P388

ByD F0. The testdrive. Hace exactamente 5 días que me entregaron mi auto. Tiempo suficiente como para poder contarles a todos los que me han preguntado que qué tal el starter de la marca china Build Your Dreams. Partamos por lo basico: por fuera, es una mezcla entre el 107 de Peugeot y, harto, del C1 de Citröen. Llantas de aluminio, un frente que en algo recuerda al Yaris y una luneta trasera con gran visibilidad. Su maleta es pequeña y no tiene asientos abatibles, pero es profunda. Caben facilmente un par de bolsos de mano y las compras de la semana. La llave cuenta con mando a distancia de cierre. La acciono. Al subirse, te das cuenta de que el espacio está maximizado. Si me hubiese materializado directamente en la cabina, creería que estoy en un Spark: tacómetro en una burbuja lateral, radio con cd y mp3 diseñada especialmente para el habitáculo -no es desmontable-, con salida para iPhone y buen sonido; y solo dos parlantes, adelante. Pero para qué necesitas más. Los asientos no son enormes, pero son comodos. Aire acondicionado, alzavidrios electricos -el comando está al frente de la palanca de cambios, un detalle que te hace agacharte un poco para accionar. Te acostumbras luego, pero no es lo ideal- y volante con regulador de altura. Mish. La textura del manubrio, el diseño de la palanca y todo el interior es moderno y muy bonito. La salida del aire parece un parlante. Las luces del panel son de un moderno azul eléctrico; y las piezas son de buena calidad… El unico detalle es que la guantera es abierta. Pero una serie de compartimientos, incluido un espacio lateral para ordenar tus CDs, hacen que lo olvides pronto. Encendido. Otro detalle a contrapesar: el motor tiene cadena de distribucion, no correa. Se siente más robusta la conducción, pero si escuchas un CD o conectaste tu iPhone, el metal hará estática con un zumbido suave. No molesta tanto, y te sentirás manejando el batimovil cuando aceleres a quinta, jaja. En carretera, suave de manejar. Gran visibilidad y aire acondicionado que se las apaña. El motor 1.3 da cerca de 16 kms, y casi 20 en viajes largos. Usa de 93. Gran ahorro en estos tiempos. En resumen, puedo decirles que es un auto de buen tamaño para andar solo o con alguien más por la ciudad. Atrás los niños van cómodos, pero un adulto no tanto. Buena radio, buenas prestaciones y manejo suave. Un auto bueno, bonito y barato, y lejos una tremenda opción post moto, como primera compra o segundo auto en la casa. Mi versión, el GLI, es el intermedio. $4.090.000 con aire, llantas, alzavidrios, tacómetro y sin Airbag ni ABS. Dudo que tenga sentido pagar $500,000 de más en esas prestaciones para un citycar. Osea: feliz. Un auto onderillo, bonito, cómodo y práctico.

ByD F0. The testdrive.

Hace exactamente 5 días que me entregaron mi auto. Tiempo suficiente como para poder contarles a todos los que me han preguntado que qué tal el starter de la marca china Build Your Dreams.
Partamos por lo basico: por fuera, es una mezcla entre el 107 de Peugeot y, harto, del C1 de Citröen. Llantas de aluminio, un frente que en algo recuerda al Yaris y una luneta trasera con gran visibilidad.
Su maleta es pequeña y no tiene asientos abatibles, pero es profunda. Caben facilmente un par de bolsos de mano y las compras de la semana.
La llave cuenta con mando a distancia de cierre. La acciono.
Al subirse, te das cuenta de que el espacio está maximizado. Si me hubiese materializado directamente en la cabina, creería que estoy en un Spark: tacómetro en una burbuja lateral, radio con cd y mp3 diseñada especialmente para el habitáculo -no es desmontable-, con salida para iPhone y buen sonido; y solo dos parlantes, adelante.
Pero para qué necesitas más.
Los asientos no son enormes, pero son comodos. Aire acondicionado, alzavidrios electricos -el comando está al frente de la palanca de cambios, un detalle que te hace agacharte un poco para accionar. Te acostumbras luego, pero no es lo ideal- y volante con regulador de altura. Mish.
La textura del manubrio, el diseño de la palanca y todo el interior es moderno y muy bonito. La salida del aire parece un parlante. Las luces del panel son de un moderno azul eléctrico; y las
piezas son de buena calidad… El unico detalle es que la guantera es abierta. Pero una serie de compartimientos, incluido un espacio lateral para ordenar tus CDs, hacen que lo olvides pronto.
Encendido.
Otro detalle a contrapesar: el motor tiene cadena de distribucion, no correa. Se siente más robusta la conducción, pero si escuchas un CD o conectaste tu iPhone, el metal hará estática con un zumbido suave. No molesta tanto, y te sentirás manejando el batimovil cuando aceleres a quinta, jaja.
En carretera, suave de manejar. Gran visibilidad y aire acondicionado que se las apaña. El motor 1.3 da cerca de 16 kms, y casi 20 en viajes largos. Usa de 93. Gran ahorro en estos tiempos.

En resumen, puedo decirles que es un auto de buen tamaño para andar solo o con alguien más por la ciudad. Atrás los niños van cómodos, pero un adulto no tanto. Buena radio, buenas prestaciones y manejo suave. Un auto bueno, bonito y barato, y lejos una tremenda opción post moto, como primera compra o segundo auto en la casa. Mi versión, el GLI, es el intermedio. $4.090.000 con aire, llantas, alzavidrios, tacómetro y sin Airbag ni ABS. Dudo que tenga sentido pagar $500,000 de más en esas prestaciones para un citycar.
Osea: feliz. Un auto onderillo, bonito, cómodo y práctico.

Como este finde? Deme dos más, por favor.

Luego, un asado con buena musica y buenos amigos, al son de este disco que se los recontra recomiendo: unos tipos que toman canciones actuales, y las cantan en la onda Elvis Presley. “The Baseballs”.

Unknown

Y para terminar, Domingo: desayuno en la cama, un dia espectacular y mi viejo con una idea genial: un picnic en el Parque Bicentenario. Asi que la waif preparo unos sandwiches gourmet, pescamos a los perros y nos fuimos a pasar una tarde increible, encumbrando volantines, haciendo salud con el pisco sour de mi viejo y disfrutando a concho con toda la familia.

Asi que, raja como quedamos, no me queda otra que terminar el dia agradecido de comprobar que no importa la cantidad de pega, la cantidad de problemas y la cantidad de stress que te pueda venir. Siempre, siempre, siempre, los amigos y la familia son los que te salvan de la locura.