Apple TV debió ser… una TV Apple.

¿No les parece que Apple se farreó una tremenda oportunidad? Recuerdo que hace varios años Steve Jobs predijo que “El futuro de la television son las Apps” (de hecho fue algo que le dijo a Tim Cook poco antes de morir). Si eso es cierto, y tambien creo que lo es, qué pasó que Apple no se pegó el salto a las Smart TVs? Me parece raro, mirando hacia atrás, que Apple se haya quedado en un aparato que se conecta a la tele, mientras toda la gente esté optando por Smart TVs. Que vienen con casi todo lo que ofrece la Apple TV, excepto el mirroring. Peor: productos como el ChromeCast o incluso el baratisimo Roku ($35) hacen que uno se pregunte si vale la pena no darse la lata de conectar el HDMI al mac, versus los casi $150 del aparato de la manzana.

Me queda corto el Apple TV. Tengo en la oficina el ultimo, y me parece que el control de voz no es bueno. Ni hablar de Siri fuera de Estados Unidos. Y es que, incluso si viene, como todo parece suponer, con 4K, no me parece que los Smart TVs se vayan luego. Se lo farreó Apple. Con la evolucion de las asistentes virtuales y la IA, a estas alturas, ya debería estar diciendole a mi TV Apple, no a mi Apple TV “Oye Siri, pon Game of Thrones en HBO”, “Apágate a las 12” o hasta “Despiértame con CNN a las 6.30”.

5 tips: el proceso (del) creativo

Captura de pantalla 2017-08-29 a la(s) 13.43.36.png

Dicen™  que uno es la suma de sus experiencias. En mi carrera como Creativo (ahora que mi tarjeta vuelve a decirlo, no paro de comentarlo jaja) he tenido la oportunidad increíble de estar y/o trabajar con próceres de la publicidad. Desde ser el anfitrión de John Mescall, el Director Creativo de “Dumb Ways to Die”, la campaña más premiada en la historia de Cannes; jurado junto a Marcelo Serpa, y trabajar poco menos de un mes con el ídolo Martín Mercado, en su recién inaugurada “Mercado McCann”; hace unos dos años.

John me dio la visión integrada y comprobada de la publicidad del siglo 21: “Jamás se me ocurriría siquiera pensar en mandar a Cannes, o pensar para Cannes, una gráfica o una tele. Es imposible pensar que en esta epoca de Netflix y videojuegos los redactores podamos sacar mejores textos en esos formatos, que nuestros pares de los 70s u 80s. Punto para John. Su campaña “Dumb Ways To Die” fue diseñada explicitamente para ser agnostica. Liquida. “Nos basamos en las categorías de Cannes para pasar, expresamente, por cada una de ellas”.

El resto es historia.

Pero sin duda la gran clase de creatividad de mi carrera me la dio Martín Mercado. Que, dicho sea de paso, es un tipo muy simpático pero bastante parco. El está concentrado pensando. Escarbando la cultura pop. Habla poco, pero profundo. Cuestiona todo. Hace 2 años, cuando Mercado McCann estaba apenas partiendo, y Mercado McCann era apenas el ultimo piso de MRM Buenos Aires (en un edificio presurizado donde, al entrar al “Area Mercado” te topabas con capsulitas deNespresso por todos lados y humo (¡¡humo!!) cual agencia noventera. La región me mandó a trabajar con Martín desde la mirada integrada, para nada menos que la campaña global de Coca-Cola. Tres semanas en el verano tardío bonaerense, que comenzaron conmigo recagado de miedo al estar sentado frente a tamaña leyenda de la publicidad.

El día 1, lo entendí todo.

No me malentiendan: el talento de Martín es indiscutible. Y su equipo, todos unos idolos. Pero el día 1 descubrí que, si bien son unos apasionados que respiran y viven publicidad todo el día- sobre todo Martín-, tienen en su dedo chico más premios que en toda esta ciudad, y cada campañaza que tienen es parte segura de tu top 10… por otro lado son personas bastante “normales”. Y el día 1 las ideas que salieron también lo eran.

La diferencia, my friends, era el proceso: Martín jamás critió de más una idea.Siempre la miraba como una semilla, le daba un par de vueltas y decía un “quizás”. El equipo macera ideas. Las conversa mucho. Les da vueltas. En las 3 semanas con ellos, la campaña de Coca fue la prioridad 1 (con incendios por  el lado como toda agencia; pero siempre con el foco principal en esta campaña). El tiempo, es su receta secreta. Talento y tiempo: pensar, re pensar, recontra pensar. A la semana 1 ya todas las ideas obvias habian sido sacadas de nuestro sistema. A la semana 2 desaparecieron las ideas demasiado rebuscadas. 

La semana 3, todo lo que se veía pasar, era de espectacular para arriba. Porque las ideas fueron creciendo. El pensamiento más asertivo. El brief más pulido.

Y como recibí muchos comentarios sobre el posteo de la entrevista de trabajo sobre lo mucho que gustó el decálogo, esta vez -que ya llevo más tinta digital impresa-, me quedo con sólo 5 tips:

  1. No aceptes un mal brief. Jamás. Y ojo que no siempre los briefs de los clientes son buenos. Pero es importante conversarlos, darle vueltas y devolverlo si es necesario. Un brief no es un pedido. Es la descripción del problema. Si te dicen “tenemos que hacer un comercial para Viña del Mar”, devuélvelo. Si no está destilado el problema, no sirve. En MRM usamos el “¿Quien quieres quehaga/diga/piense qué?”. Si no lo puedes resumir en esto, bótalo. Si lo aceptas, eres tú el gil que va a trasnochar por las puras. Marcelo Serpa me dijo en esa jura: “Nosotros en Almap trajamos muy duro en el brief. En el consumidor. En los insights. Luego, siento que las ideas casi que salen solas”. Claro, y tus chorreras de Cannes también. Pero ok, te creo.
  2. Dale tiempo a tus campañas. El retail claramente tiene tiempos propios; pero es fundamental hacer un proceso creativo como corresponde: pasar por lo obvio, luego lo excesivo y rebuscado… para caer en la destilación del problema, desde lo creativo.
  3. Nunca presentes sólo 1 linea. Esto es cada vez más dificil cuando presentas campañas que ya no son “tele y radio”; sino una campaña integrada… pero es fundamental, tanto que tu proceso creativo pase por varias miradas, como que el cliente tenga una perspectiva del trabajo. Si llegas solo con 1 idea, la unica perspectiva será “Me gusta / No me gusta”. Y ante eso, no hay mucho que se pueda discutir.
  4. La Máxima: ¿Y a mi qué?. Les juro que me hago un mural con esa frase. Para mi equipo, primero que sus ideas pasen el revisor de esa frase, y luego el mío. McCann Worldgrup lo articuló de manera magistral en nuestra nueva misión: “Hacer que las marcas jueguen un rol significativo en la vida de las personas”. Para mi, la cosa siempre ha sido así de simple/difícil: ¿Y a mi qué me importa lo que me estás diciendo? ¿A mi qué me importa lo que quieres venderme?… Si no eres capaz de responder eso, estás todavia pensando en la publicidad antigua. De interrupción. De retórica. De ombliguismo.
  5. Todo brief puede ser un premio. Cuando hablo de premios, siempre hago la salvedad: para mi un premio es la gratificación por una campaña muy buena, con buen planning y buena ejecución.  Algo que trabajaste para tu carpeta (obvio; siempre); pero mirando el problema y no la challa. Peronalmente puedo quebrarme que jamás he ganado un premio por truchos -nota al margen: tener algunos oros y  Grand Prix que le ganaron a unos truchos, es en sí un doble premio-; y que, por otro lado, si alguna vez pensé algun “trucho”, este lo amoldé a la marca y lo vendí como corresponde. No es trucho. Es proactividad. Y eso a los clientes les encanta, aunque a veces no tengan presupuesto para articularlo. Aunque lo haya tenido que reciclar mil veces. La mayoría de los premios de la “Epoca de oro” de MRM, ganaron tanto el Oro de Achap como el de Effies. Porque eran ideas pensadas para ser buenas, no para ganar premios. Y como su proposito era real, los premios también lo fueron. Zungaboys, la primera campaña realmente integrada de Chile (y la primera catalogada como “social” de Latinoamérica, al combinar twitter, Vimeo y facebook), partió con el pedido de “Necesitamos los banners para la campaña que viene de afuera”. Toma.

Así que quién lo iba a decir: la receta secreta de la creatividad, es ser rigurosos. Con proceso. Con foco. Con el problema claro.

Como tip final (5.1?) , cuando vino Uri Levine a Chile, el creador de Waze nos dio su máxima como emprendedor: “No te enamores de la solución. Enamórate del problema”.

No te enamores de tu idea. Enamórate del brief.

 

Huérfano de series

Cuando era chico, programaba el VCR para grabar mis series favoritas. Eso de estar esperando a una hora en especial y hacer mi tarde completa en torno a un programa, por mucho que me gustara, siempre me sonó raro. Años más tarde -desde Lost si la memoria no me falla- me acostumbré a ver todas mis series favoritas online. Y no paré más: Heroes, The Office, SNL, The Walking Dead, Big Bang Theory, 30 Rock, Curb Your Enthusiasm, Last Man on Earth, Family Guy, Louie, Modern Family, Stranger things, Big Little Lies, Suits, Mad Men, WestWorld, Black Mirror, Luke Cage, Dare Devil, Jessica Jones, Silicon Valley, House of Cards, Game Of Thrones… wow. Y seguro que se me quedan algunas fuera.

El problema es que ya no se graban por capítulo para verlas cuando quieres. Ahora la temporada completa está a un “Hey Siri” de distancia. So… el mismo problema que algunos adictos tuvimos con “24” (los que la vimos de una en DVDs del “casero” de las películas): “Una más y termino”, con el una más terminado con el último capítulo onda domingo a las 4 am, con ojeras y tortícolis, hoy se convierte en una ruda y triste normalidad gracias a Netflix y su multipantallez. Toma. La serie completa. De una. En tu tele, tu mac, tu ipad y hasta tu iphone (porque menos mal que no cabe en el Apple Watch). Algo llamado Binge-watching en gringolandia. Acá, Maratón. Pero es la antísesis al deporte; a menos que mirar pantallas saque músculos.

No creo.

Lo triste del Binge, para mi al menos, es que ahora que me terminé Big Little Lies, que acabó Silicon Valley, me zampé Defenders en un finde y queda sólo 1 capítulo de GOT, se viene la cruda temporada de orfandad de series. Winter is coming; y sé que voy a andar deambulando en conversaciones de pasillo esperando encontrarme con un salvador “Cómo, no la viste?”… que me traiga nuevamente la caja de chocolates llena de capítulos. Para zampármelos de una, sin respiro, para mirar la caja vacía y volver a deambular a lo zombie.

Ah, Walking Dead. Se me había olvidado esa.

Con GOT al menos tenías los libros. Al final de la temporada 3 empecé a leerlos (no iba a esperar 8 meses más); y los terminé leyendo por casi 4 meses. Todos. Más de 1,000 páginas el ultimo libro. Y de ahi el acantilado donde terminaron los libros y empezó el screenplay. Con “Hodor” gritando que ahora si que no me salvaba del Season Finale.

Pero no te preocupes. Haz como yo. Siempre hay un comic para escarbar (Walking Dead), una serie para revivir (Dead Note, ahora que viene el Live Action); o algun sucedáneo que te quite, por un rato que sea, el sentimiento de huerfano.

Huérfano de series.
Pd: Ah. Toma. acá te dejo una nueva migaja para calmar tu vacío.

Imperdibles del Viajero tecnológico

Tengo la suerte increíble de viajar muchas veces al año. La mayoría por trabajo. Charlas, cursos, reuniones regionales, seminarios… Y si algo he aprendido en todos estos años subiendo y bajando de aviones, es que hay algunas cosas absolutamente fundamentales para cuando viajas, que hoy aprovecho compartir con ustedes:

1. Sistema de entretenimiento abordo, a.k.a. Tablet.
Independiente de la línea aérea que escojas, o que te toque, siempre vas a estar al tuntún si te toca pantallita digital al frente o no. Sé por experiencia propia que American jamás te va a poner una pantalla al frente. Y aunque así lo fuera (y acá la verdad no importa si es Económica o Business), aunque lo tengas, y encuentres la película que querías ver hace tiempo, el pitido del capitán interrumpiendo cada 2 minutos hincha las pelotas en mala onda. Lo mismo me pasa con el Entretenimiento a bordo de Latam: es espectacular… pero tiene el problema de la pausa automática por cada comentario del piloto. Por eso, nada mejor que ir con tu propio entretenimiento a bordo: en mi iPad llevo normalmente a lo menos 2 o 3 películas –siempre está la posibilidad de que una de ellas sea pésima-, algunos libros y lo justo y necesario en música, por si quiero leer escuchando algo.

Películas: ¿Donde hay Torrent? En Google. Siempre cambia. Siempre hay que darse la lata para encontrarlos. No voy a actualizar este post cada 3 dias XD. Pero recuerden que ahora Netflix tiene ahora la capacidad de descargar contenido para que lleves. Ojo que sólo dura unos días.

Libros: Acá es tan fácil como buscar “nombre del libro .epub” para encontrar lo que quieras. Idem: puedes usar Downloader, o buscar desde tu compu y traspasar luego desde iTunes.

Comics: Un geek que se aprecie de tal nunca anda sin un par de ellos. En general el formato de los comics es .CBR. San Google, lo más simple y rápido.

2. Audífonos con cancelación de ruido

Ni siquiera los audífonos que te dan ellos se salvan del monstruoso ruido de la cabina. Por eso, estos audífonos con gomita salvan muy bien. Y ojo que hay desde Sony a 7 lucas hasta Bose de 60; o de casco hasta 200. Para todos los gustos y presupuestos orejiles. Yo al menos viajo siempre con unos Bose bien piola… pero estoy probando ultimamente con mis Airpods y salvan harto. ¿Bonus Track? con tele en mi pieza y la waif viendo su serie, es increíble el efecto “mute” al mundo real, que permiten estos gadgets.

2. Batería externa

Andar caminando por un país extraño, sabiendo que jamás te vas a quedar sin batería, me da una sensación de tranquilidad increíble. He tenido varios tipos de batería (desde una muy bonita, ondera y poco práctica para viajar, porque apenas cargaba un 30% de mi iPhone)…

JUMP_ native union ritalin.jpg

bestoss bateria ritalin

 

… hasta esta maravilla que recomiendo a ojos cerrados. Porque además de tener doble entrada (osea puedes cargar dos aparatos al mismo tiempo), trar un adaptador interno para iPhone, es pequeña y carga hasta 3 veces tu celular.

 

3. Aplicaciones para viajar (iPhone)

Tripcase:
una aplicación que está unida a la cuenta de tu linea aérea, así que te avisa si hay modificaciones en tiempo real. Además puedes sumar a mano la información de reserva de tu hotel, datos, direcciones y todo lo que necesitas para no perderte.

TripAdvisor:
Este sitio es lejos el que más uso para encontrar tips de alojamiento, viajes, cosas que hacer, comidas y vida nocturna. Su aplicación para iPhone te permite descargar mapas offline para consultar sin tener que estar conectado. Por lo pronto, sólo tienen las ciudades más cosmopolitas del mundo (New York, París, Roma, San Francisco, etc). En Estados Unidos, al menos con AT&T, me funcionó el mapa con georeferenciación sin tener que acceder a roaming ni plan de datos. Toma.

iTranslate:
Siri convertida en intérprete: ¿Estás frente a un chino? Selecciona “chino a español”; dile que te hable al celular, y una voz te traducirá en segundos.
Lo malo es que necesitas estar conectado a Wifi para que funcione.

MetrO:
Así, con la O grande. MetrO es una base de datos global de transporte público, que hasta ahora me ha funcionado perfecto. Sólo preocúpate de actualizar antes de viajar a la ciudad en cuestión. Luego, sólo tienes que poner Origen, destino; y te lanza un listado a prueba de perdidos (that`s me). Lo usé en Roma, en París y hasta en Santiago, y todavía no ves cartelitos míos de “Se Busca” en ningún poste.

Currency:
Este lo saco de la carpeta de Viajes y lo dejo a mano, porque se usa mucho. Se actualiza cada vez que lo abres, y te da los valores exactos de cambio a la moneda que se te ocurra. Hasta con 4 monedas a la vez.

CityMaps2Go:
Parecido al de TripAdvisor y sin duda un tanto más completo –aunque sin los datos realmente rankeados como lo hace la otra- este es el mapa ideal para andar trayendo. Antes de viajar, baja el mapa específico de la ciudad donde viajas.

Travalgram:
No es un imperdible, pero si eres tan fanático como yo a Instagram, esta App te permite sacar fotos con bonitas tipografías que dan cuenta de donde andas, para subirlas luego via Instagram.

Trips:

Esto salió hace apenas unas semanas y voy a usarlo en mi proximo viaje para contarles más. Es de Lonely Planet; y promete ser una manera simple y rápida de compartir tu viajes, inspirarte con la comunidad y recibir feedback y datos.

Finalmente, recuerden que la tecnología siempre falla donde menos lo esperamos. Y viajando en un lugar lejano, sin conexión a internet –a menos que seas mega-millonario como para el Roaming-, con Wifi y recarga incierta, te doy un tremendo dato que siempre sigo: escribir todos (¡TODOS!) los datos de tu viaje (Código de reserva, vuelos, teléfonos y dirección del hotel, y hasta pronunciación de frases de emergencia), ponlo en tipografía 7 u 8, e imprímelo para tenerlo en tu billetera.
Me ha salvado de varias.

 

Ready Player One, de Ernest Cline… al cine!

412x-avlusl

No sé si es el huevo o la gallina: si soy publicista porque me encanta la
cultura pop, o si porque me encanta la cultura pop, soy publicista.
Quizás lo segundo. Desde chico soy fanático de los cómics, de los libros, de las películas y los videojuegos. Y este libro que ya he leído por lo menos 4 veces, tendrá su versión en la pantalla grande de la mano de no otro que Steven Spielberg. Wow.

Año 2044. El mundo está en su máxima decadencia climática, económica y
medioambiental. Oasis, una mezcla entre Second Life y Matrix, es donde
todos viven: una realidad virtual en donde la plata no escasea y en el
cual los colegios son perfectos -de hecho el gobierno te da tu equipo y tu
vas a clases en él- Pues bien: el creador de este juego (una especie de Steve Jobs), James Halliday, acaba de morir. Y en todas las consolas de todos los jugadores (el 98% de la población) aparece su testamento: un “huevo de pascua”; un tesoro oculto en el mismísimo Oasis, que guarda toda la riqueza de su recién fallecido creador.

El tipo nació en los 80`s, y sin duda para encontrar ese “huevo de pascua”
debes conocer las películas ochenteras, juegos y cultura pop en la que
Halliday vivió. Como resultado, en el 2044 existe una tribu urbana llamada
“Gunters” (Egg Hunter, Gunter) que no se desconecta casi nunca de Oasis, y
que sólo vive por encontrar el tesoro. Osea: 70 años más tarde, hay gente
que raya con la revista Mad, el Montezuma, los DeLorean y Street Fighter 2.
El protagonista del libro, nos cuenta como consiguió ganarle a todos y
obtener el codiciado tesoro; y es una locura de libro. Lleno de películas
de los 90`s, videojuegos de los 80`s y un montón de golosinas mentales
dignas de devorar. Pero más allá del libro, que es una locura para todos
quienes nacimos a fines de los 70`s, inicios de los 80`s, el creador creó su propio “huevo de pascua”, oculto en la edición gringa del libro, y con un formato muy parecido a las pruebas que debió sortear el protagonista del libro. ¿El gran premio? Un Delorean acondicionado tal cual el de Marty McFly.

 

La película sale el 30 de Marzo del 2018.

¿Buscando trabajo? 10 tips de un Director General Creativo

Entrevista de trabajo tips DGC ritalin

En mi carrera, me ha tocado entrevistar a muuuuucha gente. Ya sea para puestos específicamente creativos, como para desarrollo, Social Media, Planning o Cuentas. Y últimamente, recién de vuelta en MRM y reconfigurando “la agencia ideal”, me ha tocado lidiar por semanas con todo el proceso: desde poner anuncios; hasta filtrar, entrevistar y contratar.

En esta época, en que los Millennials piden aumento cada 6 meses, se cambian cada 12 y esperan un sueldo de gerente a los 2 años, me parece importante poder ayudar a sentar las bases de cómo se mueve la industria. Y parte de eso, es educar.

Asi que te doy mis 10 tips máximos para que te vaya bien en una entrevista de trabajo en una agencia de publicidad:

  1. Comprensión de lectura. No se creerían la cantidad de arquitectos, psicólogos y gente absolutamente fuera de perfil me manda sus CVs, cuando el pedido es claro: “Redactor que hable inglés mínimo x años de experiencia”, “Director de Arte con experiencia en UX”… Se entiende que un periodista quiera postular a redacción y contenido; y también sé que la necesidad tiene cara de hereje… pero, por favor, si no tienes las capacidades, si nunca has hecho lo que se está pidendo, no postules. Lo peor que puede pasar, es que te contraten y hagas el loco por un par de semanas. Y este mercado es súper chico. Mala idea. Ok, súper bien creerse el cuento… Pero hay temas de conocimiento duro que no son subsanables con el “me encantaría trabajar como redactor” si eres editor multimedia. ¿Mi recomendación? Si realmente quieres cambiar así de drásticamente tu rumbo, intenta encontrar un trabajo que te permita hacer ambas cosas. O de una, si tienes el respaldo como para hacerlo, partir desde cero. Como práctica.
  2. El CV, Book o Behance: Tómate en serio tu carta de presentación. Esto es un must absoluto: ni siquiera voy a seguir hojeando tu book o CV si eres redactor y me topo con una falta de ortografía. O si pones en tu book personal cosas que, aunque las hayas hecho tú, no están ni para día a día. Debes tomarte el tiempo de hacer tu Book perfecto, curar exactamente lo que quieres demostrar de ti. Tus fortalezas, tu capacidad. Porque este pequeño link ó trozo de papel, será lo primero que quien busca esa plaza verá de ti. ¿Mi recomendación? Apenas tengas tu book (que, por lo demás, deberías actualizar al menos 1 vez cada trimestre, aunque estés feliz donde estás), mándaselo a un amigo, de la industria, que pueda dar su punto de vista. LinkedIn es un formato perfecto para poder probar tu síntesis. Y, por favor, trata de que tu book esté en Behance. No en un micrositio inventado, a menos que realmente puedas hacer un sitio tan simple y minimalista como Behance. Hace poco me llegó un book en un sitio en flash. No comments.
  3. “Conversable”? No. No conversemos. Esta es una manía mía, pero así como odio cuando venden un auto a x precio “conversable”, hablar de precio conversable de tu trabajo denota una cierta debilidad ó derrotismo. Lamentablemente en esta industria los sueldos son un tabú… pero si trabajas en este medio, date el tiempo de averiguar con tus pares cuales son los sueldos mercado. Y no creas que porque vas a una agencia top, te van a pagar más. Muchas veces es al revés. Porque, claro, tienes otros beneficios para tu carrera, como capacitaciones, la misma red; o trabajar con gente con años de circo. Recomiendo que siempre preguntes cuánto presupuesto tienen para el cargo. Si no lo dicen, trata de ser sincero. Nuevamente: el mercado es muy pequeño. Y darte un salto demasiado grande es peligroso por dos cosas: a) Porque si no produces lo que cobras, tu carrera puede tener un traspié bastante feo y b) Si tu jefe averigua que le dijiste que ganas más de la realidad, lo más probable es que, o no te contraten, o no dures mucho. Habla con headhunters, intenta averiguar rangos de precio en Recursos Humanos… ¡y conversa con tus pares!
  4. Investiga a tu interlocutor, a tu jefe y la cultura de la agencia. En mi experiencia, más vale tener a alguien “culturally fit”, culturalmente ad hoc a la agencia, que un genio creativo que a la primera semana se agarra con todos. No tengas pudor en googlear e investigar con todos tus medios posibles a tu jefe directo, a tu entrevistador y a la agencia a la que quieres postular. A mi al menos (¿será el ego creativo?) me gusta mucho cuando veo que alguien que quiere postular a un cargo de mi agencia me miró en LinkedIn o se ha metido a mi blog. Denota curiosidad. Y eso, por definición, es prerrequisito de un creativo.
  5. Llega a tiempo. No. No a las 10 si te dijeron a las 10. A las 9.30 ojalá. La industria es bien despelotada, pero ese halo loquillo, a algunos, no nos gusta nada. Llegar a tiempo, me dice que eres preocupado. Lo que invariablemente viene pegado con el punto siguiente:
  6. Presentación personal. Hace poco me llegó un creativo increíble… que venia con los ojos rojos y más volado que satélite. Next. Y ojo: llegar con traje y corbata a una entrevista creativa seguramente hará que el DC llame a seguridad porque entró un loco… Sé tu mismo, pero preocúpate de tu presentación. Desde no venir encañado ni haber comido mucho ajo el día anterior, hasta chequear que tu ropa no huele a casa de playa. También, detalles que no es son tan detalles. Más si lo unes al punto 4. Los DGCs a veces (solo a veces) somos super TOC.
  7. Los detalles, sólo al final. Debes demostrar que quieres el puesto. Que te apasiona tu pega. Si en la primera reunión preguntas si se puede salir temprano los viernes, das una mala impresión. Eso está bien con los detalles finales del tipo “Estás entre los 3 finalistas”; o si realmente la reunión fue larga y distendida. Recuerda: todo comunica.
  8. Hazte destacar. Este es un tip que usamos mucho también en las licitaciones. Bueno: postular a una pega lo es también. El creativo que dejó un pendrive loco. El que ganó el Grand Prix el año pasado. El Director de Arte que trajo un lettering maravilloso o un origami para la oficina. Usa tu artillería pesada para sorprender, sin irse al chancho tampoco. No te digo que traigas una botella de vino (de hecho es ilegal). Pero demuestra algo que te posicione arriba; aunque sea por una anécdota digna de recordar.
  9. Tiempos. Si nunca más preguntaste por la pega, casi que no lo hagas y ni insistas más. Pero tampoco puedes preguntar al día siguiente. Lo  que quiero decir, es que esto es como cuando sales con alguien: busca el equilibrio perfecto para que te veas interesado, pero no psicopatées. Menos si tu entrevistador fue el CEO o el DGC, que seguramente hasta el miércoles ni van a poder ver tu mail. Nuevamente los contactos son clave: si tu ex DC trabaja ahí, trata de que él haga un poquito de pressing y le recuerde al DGC que estás muy interesado. Pero ni loco te consigas su celular si no te lo dio, o le escribas por Facebook. Mantente profesional.
  10. Relájate y sé tu mismo. Todos estos datos deben ser usados para realzar quien realmente eres. Me ha pasado un par de veces que, luego de entrevistar a un creativo genial, con un book maravilloso y presencia impecable… el primer día se va todo al carajo porque me vendió algo que no es. Potencia tus habilidades, googlea sobre el tema, y siempre, SIEMPRE, llega muy seguro de ti mismo. a) Que tu book hable por ti b) Que tu trabajo hable por ti c) Que tu personalidad hable por ti.

Ojalá que estos tips te hayan ayudado!

@Ritalin

Review: Airpods, mes 4

¿Sabes cómo me di cuenta de lo mucho que me gustan los Airpods? Cuando se me quedaron en la oficina y tuve que usar mis antiguos audifonos con cable

Asi que si todavía estás pensándolo… te doy mi review, recien luego de 4 meses usándolos:

Los Airpods funcionan increíble. Seamless. Te los pones, y la música pasa de tu auto o tus parlantes, directo a tus oidos. Y si cierras el mac y abres tu iPad, solo necesitas un comando para pasar a oir a tu tablet.

La batería, para alguien que trabaja en oficina abierta o comparte espacios -osea tengo buena parte del dia mis airpods en las orejas- jamás me ha dejado botado. Los audífonos tienen autonomia de casi 5 horas (nunca los uso mas de 2 horas de corrido); y la cajita/cargador los carga por 24 horas en total. Y esta, a su vez, la cargas como tu iPhone.

No big whoop.

¿Que se caen? He corrido con ellos y cero problema. El mito viene, creo yo, de cierto tipo de oreja -que no es la mía ni nadie conocido- que no es compatible. That`s it.

Podria pedírsele mas? Claro. Echo de menos poder subir o bajar el volumen con un gesto, o adelantar canciones -esto ultimo viene en el update del iOS 11-… pero quizas los fans de Apple les aguantamos todo. O quizás es simplemente lo mejor que hay hoy, por ese precio, diseño y compatibilidad con mi ecosistema Apple.

76724E8C-2C94-4CA0-9631-5D90DB50A1A2.jpegPero hoy Android también se está decidiendo a no tener cable para los audífonos…y, la verdad, no existe nada parecido a los AirPods para Android. Así de cómodos, simples y pequeños.

4 meses usándolos, y con ellos puestos en este momento, solo puedo decir que mi iPhone, mi iPad, mi Mac y mi AppleWatch son los mejores amigos de mis airpods.

4 1/2 estrellas.

 

 

GuardarGuardar

Tasteology

20130224-171822.jpg

Tengo una relación muy bonita con el vino: mis abuelos tuvieron por muchos años una viña en Curicó – perdida durante las expropiaciones de los 70s-. Asi que desde muy chico mi abuelo me enseñó a probar las cepas. Un poco de vino con agua los domingos, para entender la diferencia entre un Merlot y un Cabernet, en una epoca en que “Tinto” y “Blanco” era la máxima diferenciación.
Con el tiempo, ese placer de saber detectar los sabores, las notas, los detalles y peculiaridades de cada vino -mi viejo puede decirte hasta de qué zona es el vino, seco-, me enfrentaron en algun momento a las cervezas artesanales. Luego a los Whiskys (si alguna vez quieren darse un gusto, no busquen ni etiqueta verde ni dorada, sino uno llamado Islay)… Y de ahí a los puros. Y, finalmente, al café.
Todos tienen un punto en comun: la historia que puedes aprender a desentrañar en cada detalle de ellos. Terroir, taninos, añejado, torcida, fuelle, extracción, mezcla… Y la especial preparación y el rito de cada uno: desde encender un puro con cerillos y jamás con encendedor. Dejar el jarro de cerveza en el freezer. La cantidad exacta y la forma correcta de moler los granos de café.
Una mezcla de placeres: sensoriales, intelectuales y rituales.

Mis datos favoritos? Acá se los regalo:

Vinos:
El 1865 de San Pedro es uno de mis Cabernet favoritos; pero el Pinot me mata. William Cole y Leyda son perfectos para un picoteo o una comida, sin importar el tipo de carnes. Y no hay que gastar mucho para disfrutar un buen vino: Gran Tarapacá ó Viñamar son carta segura.

Puros:
Yo jamás he fumado cigarrillos; asi que no se asusten por los pulmones o la adiccion, porque no se aspira jamás.
Fijarse siempre en el fuelle o “tiraje” que tienen. Los puros dependen muchisimo del gusto de cada uno. Mayor fuelle se siente menos “apretado”. Mas agradable de fumar.
Personalmente prefiero los Coffee Creme para despues de un almuerzo de viernes, pero un buen puro para una noche larga y conversada? Uf. Más aún si lo combinas con un buen whisky. Esto también tiene maridajes, como el vino y las comidas.
En El Bosque está La Casa del Habano. Vayan un dia y sorprendanse con este mundillo sacado del 1900s. Hay incluso reuniones para comer, con platos preparados con tabaco. Toda una experiencia.

Cafés:
Hay varios formatos para hacer café. Desde la prensa francesa, la espresso italiana (esa hexagonal metálica que se pone en el fuego) o una máquina de espresso. He ido coleccionándolas todas y, la verdad, si lo tuyo es el sabor intenso te recomiendo la ultima. Hace años que tengo mi fiel Krups, que me enseñaron a usar en una cafetería en San Francisco llamada Blue Bottle. Otro día les cuento. Pero más allá de marcas o modelos, en una máquina de espresso lo importante es la presion de la maquina, y 15 bares es lo minimo, para una buena extracción del café (ojo que por eso también la Nespresso es espectacular).
Si prefieres moler el café tú mismo, te recomiendo comprar una bolsa de cafés suaves (centroamericanos, por ejemplo) y matizarlo con algunos mas fuertes, como el brasileño o el africano. Busca y crea tu propia mezcla. Y asesórate por expertos. En el Starbucks hay uno que otro barista; y en el Coquinaria también saben harto. En Lastarria, Barrio Italia y el Foresal está lleno de cafeterías de especialidad con secos del café felices de enseñarte su pasión.

Whiskys:
Si realmente quieres notar la diferencia sebes, como con los vinos, tratar de probarlos todos en el mismo momento para entender las variaciones. Para probar algo realmente bueno, lo importante es que sea Single Malt. Glenfiddich es un clásico (y carísimo), pero busquen en algun viaje el Islay. Un whisky hecho en una isla pequeña, con mucha historia whiskera. El mar le da un toque salino, y tiene además un sabor ahumado intenso que les aseguro que les va a encantar o lo van a odiar. Sin intermedios.

Cuales son tus fanatismos foodie?

El futuro de la ¿publicidad?

Luego de 5 años como VP de Integración Digital en McCann Santiago, la “Nave Madre”; y habiendo hecho exactamente eso: integrar los equipos de Social y Digital en las células de trabajo de los equipos, volví a MRM (hoy MRM//McCann); en el mismo momento en que la agencia relacional del grupo tiene también una vuelta a su esencia. Bonita sincronicidad.

Y es que, claramente mucha agua ha corrido bajo el puente desde que llegué por primera vez a esta agencia “Integrada” (cuando todos todavía hablaban de las “campañas 360” y Facebook era apenas una de muchas nuevas plataformas), hicimos las primeras experiencias integradas (Rómpela, Gillette, las co-creaciones con Converse y gamificaciones para TVN). En ese momento, algunos pregonábamos que, más que publicidad digital, había que pensar en publicidad de la era digital.

Ese fue, de hecho, el nombre de la primera charla que di en IAB recién llegado a MRM.

Hoy, como decía, ha pasado mucha agua bajo el puente. Se mueren las Apps, la co-creación es cada vez más dificil -porque la novedad también se fue-… y los gigantes de hoy, Google y Facebook, pregonan que son un medio con una mirada tradicional, que no importa crear comunidades y que el contenido, tal como en la tele, es visto por muchos simplemente si tienes los bolsillos profundos.

No estoy de acuerdo.

Primero, porque ciertamente puedes ser interruptivo cada vez que quieras. No cuesta más que plata. Pero podría poner ejemplos como el fanpage de Marinela (miren la cantidad absurda de interacción en cada posteo), donde si bien hay un Always On, el contenido es realmente relevante y atractivo. Y eso, vale más que la plata.

Captura de pantalla 2017-08-20 a la(s) 16.28.51

El meme más viral de Chile, con más de 4MM de likes y compartidos acumulados, es de Marinela.  

 

Lo que me hace cuestionar siquiera si el futuro de la publicidad, es publicidad. Pubicitar es interrumpir. Es “lleve esto caserito”. Publicidad, es lo que Facebook quiere que empecemos a hacer, por sobre el contenido bien hecho. Por sobre la calidad de RELACIONAMIENTO* con nuestros fans.

¿Cual es el futuro de la publicidad? a mi modo de ver, al menos, es la conversación. La co-creación de las marcas, entre los marketers y la misma gente. Es, en defitiva, y también parafraseando a mi alma mater, “Hacer que las marcas jueguen un rol significativo en la vida de las personas”. Lo que para mi significa ser cada vez más desarrollador de juegos, moderador, incitador, emprendedor, inventor y conversador.

El futuro de la publicidad, es dejar de publicitar y empezar a conversar.

Y eso, me encanta.

* Dicho sea de paso, el nuevo slogan de MRM es “Relacionamiento es nuestro segundo nombre”. Lo cual es cierto.