“Oye Siri… Dame con Google”

Ok, antes de empezar, algunos disclaimers dignos de mencionar:

  1. Si bien existen otros computadores como el HP Spectre o incluso el nuevo Microsoft Surface 6 que le hacen mucha pelea al Mac… todos usan Windows. El Mac usa Mac OS.
  2. No existe otro tablet como el iPad. Sorry. Convénzanme de lo contrario. Mándenme uno. No lo creo. iOS en parte. Apple en parte. No lo hay. Lo siento.
  3. Los AirPods son una maravilla. Livianos, pequeños, se cargan en su caja, reconocen el Apple Watch, el Mac, el iPhone y el Apple TV.
  4. Tampoco existe en otro ecosistema un Smart Watch como el Apple Watch. Y nótese que yo todavía tengo y uso el primero.

Dicho eso… Oye, Siri: que pena.

Cuando me llegó el tiempo de cambiar mi iPhone 6s, empecé en la búsqueda del sustituto. Claramente  el X, de ¡¡Un millón doscientos mil pesos en Chile!! no lo iba a ser. Así que me paseé por la tienda Samsung (Mmm nah), le eché una mirada al increíble Pocophone de Xiaomi… y la verdad hasta ahora el que más me convence es el Huawei P20 Pro. O su nuevo hermano el Mate 20 Pro… ¿Por qué? Porque la cámara es impresionante (@LeoPrieto me mostró las fotos que tomó de noche, y parecen una pila de retoques perfectos; hasta difícil de creer)… El precio, claramente también es increíble en comparación…

Pero Google Assistant? Wow.

A ver. Otro disclaimer: pensé que Shortcuts de Siri eran la solución a “Oye Siri, quiero que prendas las luces, MIENTRAS me pones música, MIENTRAS pones el mapa a la oficina, MIENTRAS escuchamos AC/DC…

Lo cierto es que el ecosistema Apple funciona muy mal con las luces de Hue. La música, si no es Apple Music, mejor olvídate. Y el mapa DEBE ser Apple (agh!!!). O sea, preso en el ecosistema Toc y egoísta de Apple.

Mientras, buscando en foros, encontré la manera de bajar el Google Assistant (básicamente, creé una cuenta de cero, hice creer que estaba en Estados Unidos con un VPN y… blablablá). Creando luego un shortcut: “Oye Siri… Ok Google”, para invocar al asistente de Google. Que, además de apagarme las luces, abrir Waze, decirme el clima y mandar un mensaje a quien quiera, me pone AC/DC o la lista que quiera, en Spotify ¡O Apple Music!

Toma.

La decisión está clara: el Mac, el iPad, el Apple Watch y los AirPods no tienen hoy realmente una competencia… Pero miren el Huawei Mate 20 Pro y díganme si no dan ganas de decir… “Oye Siri… nos vemos en el iPad”.

huawe_mate_20_pro_1.jpg

Mate P20 Pro. Como todos, tiene “notch”; pero también una cámara de 3 lentes. IA en las fotos. Un sistema de carga Qi inversa (AKA puedes prestar carga a otro smartphone con Qi)… y un sistema de huella ¡en la pantalla misma!

Mi problema con el #iPhoneX

Soy un Apple Fan desde que @LeoPrieto me dejó usar su iPhone recién llegado. Desde que Keynote me rayó con sus prestaciones y las charlas de Steve jobs me enseñaron a contar historias entre slide y slide. Los lanzamientos de Apple son mi final del mundial (“¡silencio, nadie me interrumpa!” / “No vi nada, no me cuentes que lo viy a ver ahora!”) y Siri es mi eterno copiloto. Para apagar las luces de mi casa o ponerle Peppa Pig a la Isa…

14708081_10153975913974646_2833624985934901424_o

Obvio que tengo esta foto con Tim Cook en mi pieza. Obvio.

Pero ¿sabes qué?… de un tiempo a esta parte, mucho Airpods (los amo), mucho Apple Campus (increíble)… pero, como consumidor, siento que Apple me ha decepcionado mucho ultimamente. Siri quedó muy atrás de Google (ejemplazo), el iPhone 8 es casi igual que el 7 (que es casi igual que el 6S), Apple Music no se compara, en algoritmos de perfil, al de Spotify (y Siri no entiende cuando pides una lista o canción si no es Apple Music)… Y ahora el bombazo del ultimo tiempo: el Apple X, vale en Chile $1,200,000.

¿¡Un palo doscientos?! Broma.

Por eso últimamente ando con la gran duda. Sí. Tengo mi ecosistema cerrado con los airpods que se conectan automaticamente a mi Apple TV (maravilloso); y la música directo desde el Apple watch a los Airpods cuando corro (mágico)… pero ni cagando loco pago esa monstruosidad de plata por un celular. Habiendo hoy otras opciones casi a la mitad.

Otras opciones que no son iOS claro. Y ese es el asunto.

Captura de pantalla 2018-05-30 a la(s) 17.05.22.png

Les presento mis tres posibles caminos. Ya probados (pese a la lluvia y el viento); pesados, comparados. Con el iPhone X más como “sujeto de prueba” que opción real:

iPhoneX. Diseño futurista. Animojis. Cámara dual. Ecosistema Apple. Un ojo de la cara con cincuenta. Y que su “hermano” iPhone 8 sea tanto más penca que él, me molesta mucho. Y eso de desbloquear mirando es un cacho, según he sabido.

Samsung S9. Casi igual que el S8 (¿no aprendimos acerca de copiar a Apple?), cámara un tanto superior. Sensor de huella detrás, sin “notch”. Un trozo de cristal curvo. Pero la parte de atrás se siente más plástico y penca que el iPhone… y es Android. Mmm no sé. Odio un poquito mi tele Samsung.

Huawei P20 Pro. Aquí hay algo interesante. Una marca que ya me sorprendió con un parlante que compré. El flagship de la marca china tiene cámara Leica de ¡40 Megapixeles!; con inteligencia artificial (modo perro, modo verde, modo selfie automático), y con una bateria que, en papel, deberia durar casi el doble que la del iPhone. Wow.

Muchos opinan que el iPhone es el mejor teléfono del mercado. El problema es que no es el doble de mejor. Pero si vale el doble.

iphone x vs huawei p20 pro v samsung s9

(Fuente: de Cnet.com)

Aaaagh, ayuda! ¿Qué hago? ¿Me salgo del ecosistema de Apple, dejando “aislado” mi smartphone de todos mis otros aparatos? (Apple TV: diez patadas a Chromecast. iPad: nada se le parece. Airpods: los amo), ¿me cambio y pruebo Huawei por ¡18 meses?! Paso a Samsung, pantalla espectacular, pero back de plástico? ¿me contento con el iPhone 8 cagón, casi igual a mi 6S y atrae manchas?…

Como diría Pooh:

“What to do,

what to do…”